lunes, 7 de octubre de 2013

Un 6 de octubre de 2103, el simulacro de la participación



Lo que pasó ayer, 6 de octubre en las asambleas barriales


Por:
Jorge Ríos
Presidente  JAC la Ladera

Lo que presenciamos ayer hace parte de una degradación sistemática del oficio del actor comunitario, un rompimiento de la comunicación entre la política y la comunidad, un grito de alerta para ver como la institucionalidad se opone a lo comunal.

En el primer aspecto, cuando se estigmatiza al actor, con una generalización que lo pone como corrupto, ladrón delincuente, entre otros apelativos, no es gratis, se le pone como el causante de que un mecanismo de participación o estrategia ciudadana  no funcione, porque en el fondo, se le tiene miedo, y claro está, quienes participamos desde ya algunos años en ello, sabemos del potencial que tenía la dinámica antes de ser  institucionalizada; actores de  distintos niveles, juntos, pensando, construyendo territorio (sí, con la voz alzada, mal vestidos en algunos casos, bruscos en la expresión ) , a esos,  hay que temerle, a la larga ellos serán una piedra en el zapato en esa idea de construir ciudad al antojo y al pedido de todos menos de quienes viven en ella. Actores que se apropiaron de la dinámica que la constitución había anunciado, proyectado; casi veinticinco años después  viene como en los tiempos de las tres patrias que hemos tenido en Colombia, el ejercicio de constreñimiento, de arrebato, de estigmatización para justificar el cambio o "formalización del proceso de PL y PP", ello se conoce en la historia de las sociedades como un ejercicio de degradación, lenta y sistemática.  Puede que  encuentren muchas razones para quitarnos la dinámica, pero se les olvida que nosotros, la comunidad,  ya aprendimos a discutir,  y su estructura avasallante, la que proyectaron con su técnicos al servicio de una ideología municipalizada, en el nombre del empleo que se puede y no del que se quiere, o se requiere, no logrará que su materialice la infamia con un ideal que tanto se esperaba, ser comunidad.
Dos, un rompimiento de la comunicación entre la política y la comunidad, un buen político valida el trabajo comunitario porque sobre él descansa en parte el tejido social, el conocimiento de las estructuras invisibles, de los sentidos reposados, de las voces ausentes y presentes. Un buen político no crea atmosferas para disminuir imágenes de seres empoderados por la contínua creación de iniciativas para exorcizar el miedo, desterrar el odio, o jugar por la vida en medios hostiles, no, un buen político reconoce, amplifica los buenos ejemplos que se dan en la micro-vida, no trae, con el pretexto de la gestión de lo que nunca se gestiona, la cultura, la conducta hegemónica  que le dice a los líderes y actores, córranse que aquí todo está normalizado, lo que ustedes hacen es “artesanal”,  la política y la comunidad  son dos estados necesarios para el buen vivir, dos fuerzas poderosas cuando trabajan juntas. En un primer ejercicio, se pretendió que las juntas de acción comunal perdieran su derecho  a tener su delegado, luego a que no pudieran hacerse cargo de la asamblea barrial, las voces preparadas de los técnicos de registraduría así lo anunciaban.   Y fue ahí donde política y comunidad se rompieron, tanto lo sabe la actual administración que nos presenta una jornada exitosa, omite lo datos que contrastan la realidad a que al menos permitiría ver en tablas o gráficos cómo el pasado fue mejor, se presenta el dato o registro del actual y se omiten los valores obtenidos de los años 2010, 2011, 2012, ahí la política de turno asalta al ciudadano con su manejo de prensa. La verdad es que cuando el político cree en una comunidad empoderada, no guarda los datos, los estudia y muestra la cara  real de los asuntos. Estamos mal de política, no de comunidad, los resultados obtenidos son duros y lamentables, nos alegra  saber que muchas personas sin empleo tuvieron empleo, sí, ese que ofrecen cooperativas como la de la registraduría y otras. Pero nos duele el simulacro.
Y tres, la institucionalidad se opone a lo comunal. Muchos de los ciudadanos que laboraron en el simulacro de participación, venían preparados con frases como “que las juntas no asuman que las votaciones son de ellas o para ellas”, “que se vea que es un proceso distinto a los años anteriores dónde las JAC manipulaban las cosas”, y allí me surge la siguiente pregunta: ¿Y las JAC que lo hacíamos bien? ¿Qué fuimos  felicitados por nuestra participación con tenacidad en las anteriores experiencias, haciendo perifoneo, pegando carteles, haciendo pedagogía con los tarjetones, soñando con las personas, animando la participación? En esta ocasión se vio  el poder de la municipalidad sobre los dignatarios, ni la mesa que les sacamos, si la extensión, servían, claro, se construyó el gesto que dice: “vienen de las JAC y ellas nos contaminan” “se vuelven corruptos, malos” etc. El movimiento comunal debe pronunciarse, no trabajamos al lado de la municipalidad, quisimos y no  fue posible en muchos de los casos, cómo viajar con alguien que sin montarse al transporte ya presume que cuando te duermas te van a atracar, a robar. Los gestos, el lenguaje usado ayer, es un mensaje de no comunicación con los comunales. Uno sueña con que su trabajo, Adhonórem, tenga aprecio, valoración por una municipalidad. Todo el desplante que se les hizo a las JAC se vio reflejado en las bajas votaciones, en  la diminución de delegados y en la perdida de ilusión de la PL y el PP. Los comunales han mostrado con resultados más amplios y menos gasto en publicidad lo que vale la participación.
octubre 8 de 2013  

No hay comentarios:

Amigos en el papel

  • BARBERO; Jesús Martín. La Educación desde la comunicación. " La comunicación se carga de una significación política irrecusable al des-cubrir los multiples rostros de la "violencia Símbólica" (P, Bourdieu y J. Passeron:1970) añadía a la otra, la del hambre y la exclusión social." p29
  • BAUMAN; Zygmunt. La Globalización. " Los procesos de Globalización, que amplian las libertades para algunos, aparecen como un destino cruel e indeseado para los demás"